tyc 10 ascetas desierto

TYC 10 Eunucos por el Reino de los Cielos

En el episodio 8 aprendimos que el trasfondo histórico que enmarca el ascenso de los ascetas cristianos corresponde al Imperio Romano tardío, es decir, a un momento de crisis y reconstrucción del poder romano. Fue un periodo que vivió mucha violencia e inestabilidad, sobre todo en términos políticos, sociales y económicos. Desafortunadamente mucha de esa violencia e inestabilidad se iba a trasladar también al interior de la comunidad cristiana.

En sus primeros siglos de existencia, el mundo cristiano había sufrido diversas adversidades, tanto internas como externas, pero había permanecido mediamente unido pese a ellas. Sin embargo, en el siglo IV esa unidad cristiana se resquebrajó fuertemente debido a disensiones teológicas o doctrinales, lo que se conoce como las controversias cristológicas, precisamente porque la doctrina de Cristo fue el centro de los debates. Pero mientras este conflicto tenía lugar entre los líderes del movimiento cristiano, otra profunda transformación social, incluso antropológica, afectaba a las iglesias, en especial a las de la mitad oriental del Imperio. A fines del siglo II en Egipto y Siria comenzaron a tomar forma los primeros incipientes experimentos monásticos; al principio eran hombres que decidían abandonar la vida familiar, incluso urbana, para vivir solos o lejos de las ciudades, después aparecieron las primeras comunidades de estos ermitaños y a poco andar surgieron también mujeres que siguieron el mismo ejemplo. 

A continuación resumimos algunos de los aspectos más importantes del episodio 10:

  • Entre algunos de los factores que ayudan a entender el origen y ascenso del ascetismo cristiano está la atmósfera filosófica grecorromana y su mirada más bien negativa o despectiva hacia lo emocional, con el resultado de que la actividad sexual fue vista como algo básico e inferior del ser humano, que puede alejarnos de la ataraxia, equilibrio o tranquilidad interior.
  • La irrupción con fuerza del gnosticismo desde el siglo II también contribuyó a subvalorar el papel de la vida sexual.
  • En Roma se rechazaba la intervención en el cuerpo masculino, a menos que se requiriera por salud o riesgo de muerte. Para los romanos hasta la circuncisión era una práctica salvaje e impropia de ciudadanos romanos. El eunuquismo estaba reservado para esclavos y prisioneros, no para ciudadanos romanos.
  • En la parte oriental del imperio, en cambio, subsistía una antigua cultura de aceptación de intervenciones corporales por motivos religiosos. Aparte de la circuncisión, la castración existía en algunos cultos, como el de la diosa Cibeles y sus sacerdotes eunucos, los galli”. Pablo podría haber aludido a ellos en Gálatas 5:12.
  • Las primeras evidencias del eunuquismo cristiano aparecen en escritos de Justino Mártir hacia el 150 dC. El eunuquismo cristiano surge entre ascetas extremistas de las provincias orientales, en especial de Asia Menor, Siria-Palestina y Egipto.
  • El verbo griego “apokopto” significa cortar, amputar o mutilar y se usa en Marcos 9:43 y 45 y Gálatas 5:12, entre otros pasajes.
  • En Mateo 19:11-12 Jesús hace una críptica alusión a los “eunucos por el Reino de los Cielos”. Los ascetas moderados leyeron esto como la enseñanza cristiana del celibato en la iglesia. Los ascetas extremistas lo entendieron como la posibilidad de la castración ascética, una manera de optar a la abstinencia o renuncia sexual.
  • Orígenes, uno de los mayores líderes de la iglesia y el primer teólogo cristiano, se castró cerca del 209 d C, una acción de la que después se arrepintió.
  • El Concilio de Nicea del 325 condenó a la excomunión a los que se castraran, pero documentos del siglo IV indican que la conducta continuó expandiéndose en las provincias orientales.
  • Los ascetas moderados acusaron a los extremistas de herejes porque interpretaban literalmente la Biblia y el texto de Mateo 19. Los grupos heréticos, como los gnósticos, practicaban la lectura literal de la Biblia, mientras que los ascetas moderados seguían la lectura alegórica. 
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido